Tras meses de litigio parece que el caso está cerrado. Igual que asociamos fácilmente un tono al azul klein o al amarillo ferrari, el rojo de Louboutin también se posiciona, y no sólo por popularidad, sino también legalmente.