Este fin de semana nos hemos permitido el lujo de salir del tocador y sumarnos a una iniciativa innovadora, al menos en Canarias, donde el movimiento blogger no está tan implantado.

De la mano de Parfois participamos en el primer encuentro de bloggers de moda, organizado por la tienda de La Laguna (Tenerife). Aquí os dejo mi experiencia y mis impresiones. 


Reconozco que nunca había estado en la tienda concreta donde se realizaba el evento, la de La Laguna, y fue una grata sorpresa descubrirla. Me pareció amplia, con un ambiente muy cuidado y, en definitiva, todo perfectamente colocado como para que apetezca lanzarse sobre bolsos, pañuelos, relojes o bisutería. 


No creáis que estaba sola; muchas compañeras bloggers se animaron, como Claudia de ‘Coffetime with Claudia’, Noémie y Amalie de ‘Le coin de Mme. Noémie’, Sara de ‘MakeUp-Te’, Laetisia de ‘Mi mundo mis palabras’, Miriam Ferrera de ‘It shopping Tenerife’ o Sara de ‘My petite fashion corner’.



Nada más llegar una pequeña presentación de la empresa y la primera sorpresa, : es de origen portugués; y yo tan orgullosa con mi pronunciación 100% parisienne: ‘Parrfua’ (très chic, mais pas français…). Tras este y otros descubrimientos sobre la cadena, que creía de toda la vida y resulta que se fundó en el 94 llegó lo bueno: tocar, coger, combinar, probar, cambiar… Todo lo que quisiéramos y siempre asesoradas por el magnífico personal de la tienda. 



Total, que entre debates sobre tendencias, look, colores, formas y risas pasamos un rato estupendo y vimos las líneas de calzado (nueva información para mí, al menos, que no sabía que vendían zapatos), bolsos, carteras, bisutería, gafas de sol y un largo etcétera, que se renueva semanalmente.




Para cerrar el encuentro y mantenernos al día de novedades toca rellenar la tarjeta de cliente, que siempre nos deparará alguna sorpresa y descuentillo y un piscolabis, para reponer energías. Como broche final un detallazo del todo innecesario, pero que, sin duda, hace mucha ilusión. 



Al final, es cuestión de poner la miel en los labios, ya que ayer tuve que regresar y comprar un par de cositas que me habían enamorado: el sombrero y los zapatos de pata de gallo, por supuesto, y algunos accesorios para dar el toque de brillo a cualquier look. 



A tener en cuenta: cuando volví no ‘identificada’ como blogger, me trataron igual de bien. Creo que me ganaron en ese momento incluso más si cabe, que tras la magnífica velada del viernes, ¡¡¡moooola!!! y sólo me queda dar las gracias a Lola y a todo el equipo por la iniciativa, por acogernos tan bien en su tienda y hacer que pasásemos una magnífica tarde. 

¿Conocíais ya la tienda? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?