Teñirse el pelo en casa realmente puede ser una aventura y una apuesta arriesgada. Personalmente, recomiendo acudir a un centro profesional (adecuado al presupuesto de cada uno, por supuesto) y ponerse en manos expertas.