Hace algún tiempo os contaba que iba a probar algunos productos de Apivita que habían caído en mis manos. Hoy es el turno de la mascarilla limpiadora suave de arcilla rosa. 

Apivita la presenta en packs de dos monodosis y la he incluido varios domingos en mi rutina de limpieza + exfoliación para poder valorarla y comentarla con vosotros.

Antes que nada, por si no conocéis la marca, se trata de una firma de cosmética natural de origen griego que se distribuye en farmacias, parafarmacias u online. Lo que más me atrajo de ella fue el origen natural de sus productos (siempre contienen entre 80 y 100% de ingredientes naturales, tienen certificados bio en varios países, granjas biológicas propias…) y su packaging me resulto atractivo, una aire entre rústico, natural, pero con un toque de distinción. Sin embargo, es cierto que, en concreto, la línea de cuidados express tiene un toque más urbano y moderno.

Tienda Apivita

 

Vuelvo al producto de nuestro neceser que nos ocupa hoy la mascarilla limpiadora. Deciros, sin embargo, que hay muchos tipos distintos de mascarillas express: antienvejecimiento, hidratantes, iluminadoras… que si surge iremos descubriendo.

Los ingredientes de la limpiadora de arcilla rosa son en un 89% naturales (eso suma muchos puntos…): entre ellos, arcilla, caléndula, camomila, miel, aloe o jugo de rosas. Me llama la atención, además, que en vez de usar agua para su elaboración usan infusión de té verde que actúa como antioxidante.

 

Al utilizarla su aspecto es blanquecino y cremoso y su olor es super agradable. La presentación es tal como la veis en la imagen. Dos sobres monodosis que nos sirven para dos usos. La cantidad de la monodosis es generosa y podemos aplicarla sin problema en todo el rostro de manera que cubra bien.

Es un limpiador suave adecuado para pieles de normales a secas, incluidas las sensibles, lo cual me viene genial, ya que a veces tengo algún tipo de reacción a productos químicos y ya prefiero prevenir…

 

Al aplicarla en el rostro debemos tener siempre cuidado con la zona del contorno de ojos y evitarla, ya que ahí la piel es muy sensible. Tras 10 minutos retiramos el producto, que ya se ha endurecido, con agua tibia para que salga con mayor facilidad.

El resultado es fantástico la piel queda suave y limpia. Los puntos negros desaparecen y las zonas que tenían algo de grasa afortunadamente dejan de brillar. La piel queda brillante pero con un brillo natural, nada graso. Además el jugo de rosas en teoría ayuda a tonificar la piel, actúa como agente antienvejecimiento. Esto no lo he podido comprobar en un par de aplicaciones, pero espero verlo a la larga. La principal pega es que es suave, es decir, para una limpieza muy profunda posiblemente no es el más adecuado.

 

El precio es de 3,50 euros y la podemos aplicar 1 o 2 veces a la semana. A mí con una vez me va bien, con lo que gastaría 7 euros al mes pero es cuestión de cada uno. ¿Habéis probado ya estas mascarillas? ¿Qué os parecen?

Valoración: 9/10

 Valoración (según calidad/precio): 8/10