Umm.. Rutina de limpieza, toda una obligación.

Debe ser que llegar a los treinta me hace replantearme cómo cuido mi piel. A partir de los 20, me animaba de vez en cuando a usar una hidratante, que poco a poco empecé a usar con más frecuencia. Sin embargo,como siempre he tenido una piel limpia y tersa nunca le había dado mucha importancia a limpiar, tonificar, exfoliar…

Hace un año me di cuenta que por muy buena que sea la crema que aplique a mi piel, si no está limpia y preparada, el efecto de cualquier tratamiento de belleza es mínimo. Así que decidí establecer mi rutina de belleza…

Esta rutina empezó como una obligación, que poco a poco estoy interiorizando. Como todas, de aquí a 10, 20 o 30 años quiero mantener una piel lo más bella, tersa y cuidada posible, que no esté llena de manchas, líneas de expresión y arrugas.

Para ello con la piel desmaquillada, el primer paso limpiar. Tenemos que utilizar un jabón adecuado a nuestro tipo de piel para retirar los restos de suciedad que nos quedan en la piel tras desmaquillarnos. Lo ideal es que sea jabonoso y según lo que nos interese puede ser antienvecimiento, puede favorecer la luminosidad del rostro, reducir los brillos, etc.

Después toca tonificar. Un buen tónico indispensable para cerrar bien el poro y preparar la piel para un serum, contorno de ojos e hidratante. Hasta aquí la limpieza obligatoria, a partir de ahí toca hidratar, restaurar y prevenir.

Reconozco que el serum no lo utilizo siempre, aunque ayuda a maximizar los efectos de las cremas. El contorno sí es de uso obligatorio. La piel del contorno de ojos es mucho más fina que la del resto de la cara y es la que más mimos necesita. Además es donde primero se notarán los signos de la edad. Completamos el cuidado con la crema que puede ser de mil tipos según nuestras necesidades y nuestro tipo de piel. Podemos encontrarlos en crema, gel, fluido… Hay para todos los gustos.

Yo actualmente combino en mi rutina diaria productos de Shiseido, Chanel, Yves Rocher y Estée Lauder, que iremos tratando por separado.

Esta rutina puede llevar poco más de 5 minutos, pero a medio plazo notaremos la diferencia. Lo debemos realizar día y noche, aunque por la noche podemos usar productos específicos para ese momento, que normalmente son algo más untuosos. 

A parte, una vez por semana exfoliamos y aplicamos una mascarilla para limpiar e hidratar en profundidad. 

Como veis la clave está en seguir los pasos correctamente y hacerlo SIEMPRE. 

2017-01-09T22:14:34+00:0013 junio, 2012|Categorías: Belleza, Mis trucos|Etiquetas: , , , , , , , , |Sin comentarios

Sobre el Autor:

Deja tu comentario